INSPECCIONES DE NIVEL C EN PLANTAS TERMOSOLARES, ¿ESTÁN LAS PLANTAS PREPARADAS?

Actualmente la mayoría de las plantas termosolares instaladas en España se encuentran inmersas o muy cerca  de “sufrir” el trámite de superar las  inspecciones de nivel C en sus equipos y elementos sometidos a presión.

En la mayoría de los casos y debido al diseño particular (y tradicional) de estas plantas , las inspecciones de nivel C implican diferentes problemáticas y cuestiones cuya resolución no siempre queda claramente definida para los propietarios, operadores o mantenedores de la planta a la hora de planificar o definir los procedimientos adecuados para llevar a cabo dichas inspecciones.

Introducción/definiciones

La necesidad de realización de inspecciones periódicas en equipos a presión surge para dar cumplimiento al reglamento de equipos a presión (RD2060/2008) y sus ITC’s complementarias. Para ello, es necesario conocer la definición de equipo a presión:

INSPECCIONES DE NIVEL C EN PLANTAS TERMOSOLARES, ¿ESTÁN LAS PLANTAS PREPARADAS?
Depósito a presión. Sistema de ullage HTF

“los recipientes, tuberías, accesorios de seguridad y accesorios a presión. En su caso, se considerará que forman parte de los equipos a presión los elementos fijados a las partes sometidas a presión, como bridas, tubuladuras, acoplamientos, abrazaderas, soportes, orejetas para izar, etc.” RD 769/1999 (derogado).

Marco Normativo

Para conocer el tipo de equipos sujetos a inspecciones periódicas es necesario conocer la categoría de los equipos a presión en función del tipo de fluido que contienen, la presión máxima admisible, el volumen o diámetro, etc.

A continuación se cita la normativa aplicable a equipos a presión para definición de la clasificación de equipos a presión:

  • D. 769/1999
    • Reglamento equipos a presión e ITC’s derogado (aunque se hace referencia al mismo para definición de ciertos términos y clasificaciones del tipo de equipo a presión)
  • D. 2060/2008
    • Reglamento equipos a presión e ITC’s en vigor
  • DIRECTIVA 2014/68/UE
    • Armonización legislaciones estados miembros sobre comercialización equipos a presión
  • D. 709/2015
    • Requisitos seguridad comercialización equipos a presión. Trasposición Directiva 2014/68/UE
  • Reglamento 1272/2008
    • Clasificación, etiquetado y empaquetado de sustancias y mezclas

Según la normativa anteriormente indicada, los equipos a presión se clasifican en categorías atendiendo a los criterios siguientes:

  • Tipo de fluido (peligroso (tipo 1) o no (tipo 2))
  • Presión máxima admisible
  • Diámetro (tubería) o volumen (recipiente)

En función de los criterios anteriormente indicados y según la normativa aplicable, los equipos a presión son categorizados de la siguiente forma:

  • Categoría I
  • Categoría II
  • Categoría III
  • Categoría IV
  • SEP o ART 4.3

En función de la categoría del equipo, se define el tipo y periodicidad de las inspecciones periódicas:

  • NIVEL A: Inspección en servicio. Inspección visual y documental
  • NIVEL B: Inspección fuera de servicio. Nivel A + Espesores, tarados seguridad y END’s necesarios
  • NIVEL C: Inspección fuera de servicio con prueba de presión. Nivel B + Prueba de presión

La periodicidad máxima para inspecciones de nivel C es de 6 o 12 años dependiendo de la categoría del equipo desde la fecha de puesta en marcha y servicio de la instalación.

A la hora de legalizar las modificaciones realizadas en las plantas con motivo de la ejecución de inspecciones de nivel C, existen diferencias de aplicación entre las distintas comunidades a pesar de que el marco normativo es el mismo. Este hecho viene dado porque en algunas comunidades autónomas han desarrollado procedimientos o guías de aplicación del reglamento con el objeto de aclarar o definir cómo debe presentarse la documentación ante la administración.

Identificación del problema

En las plantas termosolares se identifican diferentes categorías de equipos a presión que deben someterse a inspecciones periódicas reglamentarias. Tanto las inspecciones de nivel A como las de nivel B, no suelen representar ningún tipo de problema a la hora de ejecutarse. Sin embargo, de cara a dar cumplimiento a las inspecciones de nivel C surgen ciertos condicionantes sobrevenidos por el enfoque a la hora de diseñar las plantas. El enfoque de diseño de las plantas se basa en los siguientes conceptos:

  • Minimización y/o ausencia de fugas, mediante la utilización de uniones soldadas
  • Continuidad en la operación

No obstante, habitualmente se deja de lado un concepto fundamental que es el mantenimiento, en el que habitualmente se manifiestan los siguientes problemas:

  • Imposibilidad de sectorización de equipos o circuitos
  • Aislamiento de equipos para puesta fuera de servicio

Ambos problemas implican que no puedan realizarse las inspecciones de nivel C de manera satisfactoria, ya que no es posible aislar equipos o seccionar circuitos por la vía de elementos bridados y tampoco por la vía de elementos de corte de proceso como pueden ser válvulas, debido a que el diseño de las mismas no está enfocado para servir como elementos de corte para prueba hidráulica (el asiento de las mismas no está diseñado para soportar una prueba de presión o simplemente los elementos de cierre sufren tal desgaste que impide que la prueba se desarrolle sin fugas al exterior).

Solución al Problema

Una vez identificado el problema se proponen las soluciones y alternativas disponibles de cara a la realización de la prueba hidráulica requerida por la inspección de nivel C. En este sentido, es necesario sectorizar los equipos a presión que van a someterse a la prueba hidráulica de manera que permita la agrupación según los siguientes criterios:

  • Tipo de fluido
  • Presión de prueba
  • Proximidad/interconexión de equipos
  • Minimización de circuitos

Obviamente resulta imposible cumplir todos los criterios uno a uno y es por ello por lo que en ocasiones, para agrupar ciertos circuitos con presiones de prueba sensiblemente diferentes, es necesario recurrir a la solicitud de pruebas sustitutivas para realización de la prueba en condiciones especiales diferentes a las que debería ser sometido por diseño. Este tipo de pruebas sustitutivas implica:

  • Reducción o aumento de presión de prueba de ciertos equipos a presión incluidos en un determinado circuito de prueba: 
    • Reducción de la presión cuando existe algún elemento fusible cuyo diseño impida soportar la presión de prueba. De este modo, la presión de prueba está limitada a la presión que pueda soportar el elemento fusible.
    • Aumento de la presión de prueba cuando hay equipos a presión en un mismo circuito de prueba cuya presión de diseño es inferior a la presión de diseño del resto de equipos. En estos casos, es posible que los equipos con menor presión de diseño puedan soportar presiones de prueba superiores con garantía de integridad durante la prueba.
  • Elaboración del informe de pruebas sustitutivas (o condiciones especiales) para justificación de la adopción de medidas extraordinarias relativas a la realización de la prueba hidráulica: justificación de una prueba estática con reducciones de presión, justificación de una prueba dinámica con presiones de operación, agrupación de circuitos, equipos, etc. así como pruebas de inspección adicionales para complementar la inspección reglamentaria (END’s, inspección visual, etc). Posteriormente, es necesario que un organismo notificado emita un informe favorable del citado informe de pruebas sustitutivas de forma previa a la presentación de toda la documentación ante la administración competente para la aprobación final de dichas pruebas.

Identificación y definición de mejoras en planta

Como consecuencia de la prestación de servicios enfocados a dar cumplimiento a las inspecciones reglamentaria, CADE ha identificado problemas adicionales y recurrentes relativos a la operación y el mantenimiento de las plantas:

  • Uniones bridadas: se ha identificado que no todas estas uniones son montadas con el par de apriete recomendado. CADE elabora protocolos de pares de apriete según lo dispuesto en ASME PCC tanto para servicio contínuo (refinería) como cíclico (termosolar)
  • Tipología de válvulas: se ha identificado incompatibilidad entre materiales, utilización de válvulas no adecuadas para la función que tienen o bien de soluciones no óptimas para asegurar el aislamiento de circuitos tanto en operación como en prueba

Desde hace más de una década, CADE trabaja de manera habitual para un gran número de plantas termosolares en todo el mundo, desarrollando servicios de ingeniería y consultoría enfocados a la mejora y optimización de plantas en operación, así como de análisis y evaluación avanzada de equipos críticos (integridad mecánica, performance, daño acumulado, vida remanente, etc.).

Igualmente, CADE presta de manera habitual apoyo en la legalización y realización de las inspecciones reglamentarias en diferentes comunidades autónomas. Entre los trabajos que CADE desarrolla para la adecuación de planta a las inspecciones de nivel C, se incluyen:

  • Ingeniería básica:
    • Análisis de circuitos posibles de prueba
    • Análisis de presiones de prueba de los circuitos
    • Análisis de elementos fusibles para la prueba (necesidad de pruebas sustitutivas)
    • Elaboración de P&ID’s de prueba
    • Mejoras de proceso y/u operación
  • Ingeniería de detalle:
    • Modificación de isométricos para incorporación de nuevos elementos
    • MTO’s
    • Supervisión de ejecución de las modificaciones y de las pruebas hidráulicas
  • Legalización:
    • Elaboración de informes de ejecución de modificaciones para adaptación de las plantas a las pruebas hidráulicas
    • Elaboración de informe de pruebas sustitutivas
    • Coordinación con organismo notificado para la ejecución de las pruebas hidráulicas e inspecciones adicionales
    • Elaboración de los anexos a los proyectos de legalización de equipos a presión
    • Elaboración de dossieres técnicos de marcado CE en caso de equipos nuevos (tuberías o recipientes) o re-clasificación de equipos por modificación de equipos o condiciones de diseño